Nicolás de Salas, un joven emprendedor

Nicolás de Salas es un joven catalán de 20 años que estudia Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Navarra. En estos tiempos de crisis, ha creado SBALS, Student’s Business & Leadership Society: Una asociación universitaria en la que los jóvenes asisten a seminarios y conferencias, dotándoles así de una ventaja competitiva frente al resto.

“El objetivo es aprender de la experiencia de líderes que hayan tenido una trayectoria lograda tanto a nivel profesional como personal, para poder tomar ejemplo de ellos”

Este joven empezó a organizar todo en julio e invirtió 5.000 euros  para crear SBALS. En septiembre comenzó todo. A pesar de que es una asociación ajena a la Universidad de Navarra, ha conseguido mediante negociaciones con el Rectorado, hacer las conferencias en la Universidad y trabaja para conseguir una convalidación de créditos para los socios. No obstante, De Salas asegura que la participación en SBALS no tiene que tener como objetivo obtener créditos sino “aprender de la experiencia de líderes que hayan tenido una trayectoria lograda tanto a nivel profesional como personal, para poder tomar ejemplo de ellos”.

“Hemos querido emular a los grandes clubes americanos y a las prestigiosas British Societies que desde hace años rigen la cultura universitaria en sus respectivos países”

SBALS está formado por más de cuarenta estudiantes de la UNAV que quieren potenciar su formación fuera de las aulas. De Salas ha pretendido emular a los clubes americanos y las British Societies. Algo que en España no existía, por lo que es una asociación pionera. Aunque es cierto que existen algunas asociaciones, el joven considera que hay muchas intenciones políticas y que están las nuevas generaciones de los partidos políticos detrás.

Entre los ponentes que ya han dado charlas se encuentran Borja Prado, Presidente de Endesa; Gustavo Piera, Presidente del Grupo CMRDani Juncadella, piloto líder de la F3 Euroseries; Eduardo Conde, Socio Diector de Seeliger & Conde; o Luis Huete, gurú del management internacional.

En conclusión, SBALS  tiene cinco objetivos: potenciar el profesionalismo, facilitar la incorporación al mercado laboral, favorecer la creación de una red de contactos profesionales, generar motivación y ofrecer un enriquecimiento personal de todos los socios.

En esta entrevista se explica brevemente en qué consiste SBALS y cómo surgió la idea.

Anuncios

Alejandro Navas: “Es muy importante la actitud de las personas en tiempos de crisis”

Alejandro Navas en su despacho. FOTO CEDIDA: Jaime Santirso

Alejandro Navas es profesor de Sociología en la Universidad de Navarra y Doctor en Filosofía. Afirma que la actitud en tiempos de crisis es fundamental para superarla y considera que en España hay una cultura con poca iniciativa emprendedora en la que la gente espera de manera pasiva a que el Estado solucione las cosas.

¿Por qué estamos en esta situación?

Se podría aplicar el Teorema de Thomas. Es decir, que si la gente considera que algo es real aunque no lo sea, eso será real en sus consecuencias. También se llama profecías que se autocumplen. Esto está muy estudiado en los comportamientos económicos. Si corre el rumor de que un bien va a subir el precio, la gente se abalanza a comprar ese bien antes de que suba. Por tanto, esa demanda excesiva encarece el producto. Por el contrario, si se comenta que va a disminuir el valor de un bien, todo el mundo que tenga el producto en cuestión lo querrá vender, con lo cual hay un exceso de oferta y el precio baja.

¿Si la gente tuviese otra actitud la cosa mejoraría?

Sí. Cuando la gente toma como verdadera una idea falsa, provoca efectos reales. Por tanto, en los comportamientos económicos, y por extensión sociales, importa mucho lo que la gente cree y piensa, su actitud. Lo que uno piense sobre el futuro desarrollo de un fenómeno determina el curso del fenómeno en cuestión.Esta actitud fatalista, pesimista y resignada es típica de nuestro país. Aquí interviene un factor cultural que distingue a Europa Occidental de América y en mundo anglosajón.

¿Por qué predomina esta conducta en España?

Influencia napoleónica y anteriores. Hay poca sociedad civil y con pocos recursos. Se tiende a esperar que todo lo haga el Estado, para bien y para mal. En cambio, en Norteamérica la gente se mueve, organiza, actúa, y no confía en que el Estado vaya a dar una solución. Aquí con frecuencia el dinamismo es del Estado. La gente va a remolque, esperan de modo pasivo. Y cuando el Estado no puede cumplir, la gente está desvalida, huérfana, sin capacidad de respuesta. Hemos delegado durante siglos gran parte de esa responsabilidad en el Estado. La gente no está acostumbrada a buscarse la vida, a resolver.

¿Cómo podríamos mejorar esto?

En España hay una escasa cultura emprendedora. Un aspecto económico de este problema es la queja ante la escasez de crédito bancarios para las PYMES. Es verdad que los bancos básicamente se limitan a adquirir deuda pública y no dan créditos. Es una queja justficada, pero también hay un fallo y es que en España se considera que si alguien quiere crear una empresa tiene que hacerlo  con crédito bancario. Es impensable que alguien ponga en juego sus ahorros para poner en marcha una idea. Si él cree en su idea, ¿Por qué no arriesga su dinero? En España estamos acostumbrados a hacer negocio con dinero ajeno. Hay que arriesgar. Por supuesto si le falta dinero propio, que busque ajeno, pero esto refleja una debilidad de nuestra cultura económica empresarial.

¿Qué pueden hacer los jóvenes al respecto?

Gran parte de ellos aspiran a convertirse en funcionarios empujados por sus padres. Hay que pedir a los jóvenes que cambien esa idea de tener un trabajo para toda la vida en una empresa grande, en la misma ciudad y con una casa en propiedad. Hay que hacerse a la idea de cambiar de trabajo, ciudad, empresa y vivir de alquiler. También a ser un poco autónomo.

Leopoldo Abadía: “La culpa de la crisis fue de los bancos americanos”

Leopoldo Abadía. FOTO: Madrid11

Leopoldo Abadía nació hace 79 años en Zaragoza. Tiene 12 hijos, 44 nietos y es ex profesor del IESE. Asegura no saber nada de la economía. Sin embargo, ha dado la mejor explicación en español acerca de la crisis, a la que el llama “La crisis ninja”, nombre del primer libro que Abadía publicó en 2008. Es un hombre capaz de hacer comprender a todos la crisis actual con ejemplos, palabras simples y mucha claridad. Asegura que todo lo que escribe es mera repetición de lo que periódicos como Expansión han publicado anteriormente.

Usted bautiza esta crisis como la crisis NINJA, ¿Por qué?

La crisis ninja se debe a que los bancos americanos dieron hipotecas a personas NI, (no income) es decir, personas sin ingresos fijos, NJ, (no job), personas sin trabajo fijo y por último A, (no assets), sin cualidades. O sea, la clásicas personas a la que nadie les prestaría ni cinco euros. Montaban todo el negocio alrededor de los “ninjas”, dándoles hipotecas constantemente. Con lo cual,ya se ve que no hace falta saber mucho de economía para darse cuenta que en el momento en el que los bancos se dedican a dar préstamos a ese tipo de personas, pues hombre, las probabilidades de pegarnos un batacazo fuerte son muy altas.

¿De quién fue la culpa?

La culpa fue de los bancos americanos, que fueron los que tuvieron esa idea. El asunto es que, en el año 2001 la Reserva Federal americana bajó mucho los tipos de interés, y cuando esto pasa va muy bien el negocio mobiliario porque los de las inmobiliarias piden créditos y son muy baratos y con esto construyen casas y les va muy bien. Cuando bajan los intereses, los bancos sólo prestan dinero ganando muy poquito, entonces se plantearon buscar un tipo de cliente que se puediese encontrar fácilmente, es decir, los ninjas. De esta manera, aunque sea muy poquito lo que cobramos,muchos multiplicados por muy poquito dinero es igual a bastante, y ahí empezó todo.

¿Cómo llegó hasta España?

Pues por el efecto de la globalización, se extendió por todo el mundo. Como a los bancos americanos el negocio les fue muy bien, se les terminó el dinero y comenzaron a pedir dinero por todo el mundo. Hicieron “paquetitos” con las hipotecas en las que mezclaban hipotecas buenas e hipotecas “porquerías”, y los fueron vendiendo a todos los bancos y cajas de ahorro del mundo. Al final tenían porquería todos. Entonces, el mercado inmobiliario americano en lugar de seguir subiendo, bajó, los bancos empezaron a desconfiar unos de los otros y como desconfiaban y cuando tenían que prestarse dinero en el mercado interbancario, como desconfiaban pues subieron los intereses, y estos intereses en Europa afectan al EURIBOR, es decir, a todas las hipotecas de la gente. Esta es la explicación de porque las hipotecas subieron mucho, y si la hipoteca aumenta pero el sueldo no, el dinero disminuye.

¿Por qué cree que los analistas no supieron predecir la crisis?

No lo sé. Yo creo que algunos sí que lo dijeron. Dos humoristas muy buenos hicieron un video unos meses antes de que yo sacara mi primer libro. La gente lo sabía, pero habían personas que se lo creían y otras que no. Por otra parte, muchas sabían que estábamos en crisis y lo negaron.

¿Podrían haber hecho algo más los gobiernos?

Primero de todo, el nuestro se calló, negó la crisis cuando podría haberlo dicho desde el principio. Todos los gobiernos han hecho lo mismo, intentar salvar a los bancos como fuera invirtiendo millones de dólares. Yo creo que al final no había otro remedio. Mucha gente se queja de que los gobiernos invirtiesen tanto en los bancos. Sinceramente yo lo prefiero, porque el banco tiene mi dinero, mejor que salven al banco porque sino me quedo sin dinero. El problema es que el dinero que se entregó a los bancos se pidió prestado, y tienen que pagar muchos intereses y claro, ahí se estropea todo. Para pagar eso hay que aumentar los ingresos, y la manera de conseguir esos ingresos en el estado es subir los impuestos. Cuando se suben los impuestos la gente dice: “No hay derecho”, pues claro que hay derecho, es más, no hay otro remedio.

¿Cual es la solución?

Aquí el problema serio son las casi cinco millones de personas sin empleo. Me parece que eso sólo pueden arreglarlo las empresas. Si las empresas van muy bien, contrataran gente, y si no van bien no. Creo que todo lo que el gobierno haga para ayudar a las empresas es bueno, y ayudar a las empresas querrá decir también animar a los bancos a conceder créditos, porque actualmente están dando muy pocos. Hay que hacer en la política un “pro-empleo” y no veo que los que están ahora en el gobierno la hagan ni que los de la oposición vayan a hacer algo.