Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí viajando

Fui criada en Valencia, España. Recibí una buena educación tanto en casa como en el colegio. Sin embargo, mi educación real no comenzó hasta que salí de mi país.

Aprendí cuáles eran mis limites, me sorprendí a mi misma y tuve la oportunidad de encontrarme con la gente más increíble que he conocido nunca. 

Aquí hay cuatro lecciones que realmente cambiaron mi vida, y que aprendí viajando:

1. Lo que importa son las personas

cande1

Ya sé que hay lugares increíblemente bonitos que ver alrededor del mundo. No obstante, te puedo asegurar que lo que más importa cuando viajas son las personas. Aquello que te transmiten no se puede comparar con las sensaciones que te pueden provocar conocer lugares. Hablo de sentimientos reales. Los más puros que podrías tener. Cuando fui a Calcuta conocí a Debbie. Se casó con 16 años obligada por sus padres con un hombre que la maltrataba. Ahora tiene 23 años y 3 hijos. Consiguió escapar de aquel infierno. Gracias a ella conocí lo que es la verdadera fortaleza:


2. El dinero no da la felicidad, en serio

cande2

Ya sé que suena a tópico, pero no lo es. Cuando viajas a un país realmente pobre, vuelves a casa tocado -y muchas veces hundido-. No estoy segura de si yo ayudé tanto ahí como ellos me ayudaron a mí. De verdad, no sé quién ayudó a quién. Cuando la gente viaja a estos lugares, se da cuenta de que la máxima felicidad está en culturas en las cuales no tienen posesiones materiales. Son las sonrisas más sinceras. Sin intereses.


3. Siempre es bueno echar una segunda mirada, más profunda

cande3

Antes de irme a la India mucha gente me advirtió de que tenía que tener cuidado. Fui con miedo hacia la gente. Juzgué antes de conocer. Y me equivoqué. Aprendí que no por tener más puedes dar más. Era increíble ver como, con tan poco, hacían tanto. Además, las palabras de agradecimiento eran constantes. Y las miradas increíblemente llenas de significado. Y os aseguro que esas miradas no se olvidan. Me recuerdan, día a día, que todavía queda mucho por hacer en este mundo y que tengo muchas cosas que compartir por las que debería de estar eternamente agradecida.


4. Las personas son iguales en cualquier parte del mundo

cande4

Solemos pensar que no tenemos nada en común con aquellas personas que practican distintas religiones, tienen distintas costumbres o visten de una manera completamente diferente. Cuando te metes en esos mundos viajando, te das cuenta de que todo eso no es cierto. Todos buscamos cariño. No importa que no hables el mismo idioma o no compartas el estilo de vida del otro. Todos se enamoran, les gusta bailar, que les hagan reír, disfrutar y proteger a los suyos… En definitiva, todos nosotros buscamos una sola cosa, la felicidad.

Anuncios

Juan Manuel Fernández, Presidente del TSJN:“Seríamos todos más justos si prescindiéramos de ese prejuicio de que la Infanta va a tener un trato de favor”

Juan Manuel Fernández Martínez es el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) desde 2004 y fue el Juez instructor del Caso Urralburu, el más importante en Navarra hasta la fecha. Fernández estudió Derecho en la Universidad de Navarra, opositó a Juez y su primer destino fue Betanzos. Desde entonces recorrió varios juzgados hasta 2004, cuando fue nombrado Presidente del TSJN.

P: ¿Hay motivos para investigar la gestión de Caja Navarra?

R: Sí. De hecho hay una investigación abierta y se ha razonado además a través de diferentes decisiones judiciales qué es lo que se está investigando. Se ha apuntado incluso alguna calificación jurídica y, por lo tanto, parece que es razonable haber abierto esa investigación.

El problema es que se confunde o se mezclan diferentes fases del procedimiento. La existencia de una imputación no es ya una sentencia de condena, no es la emisión de un juicio de culpabilidad. Tomar la declaración a alguien como imputado no es culparle. Falta decidir algo fundamental: si se abre o no el juicio oral. Y falta el resultado del juicio oral.

P: ¿Cree que cuando Yolanda Barcina deje de ser aforada y en consecuencia se le terminen los privilegios, va a ser imputada?

R: En primer lugar, no tengo tan claro que sea un privilegio. Tiene su único juicio no hay posibilidad de recurso de ningún tipo. Si Yolanda Barcina fuera juzgada en el Tribunal Supremo la sentencia del pone punto final al resultado del proceso. Sin embargo, cualquier otra persona la debería juzgar un juez penal o Audiencia, lo que significa que podría recurrir la sentencia, por lo que, el recurso añade una garantía al proceso.

P: Entonces, ¿No cree que Barcina no ha sido imputada aún por ser aforada?

Eso son opiniones que en estos momentos carecen de todo soporte. Si esto fuera así la juez estaría prevaricada. Así de sencillo. Si la juez supiera que Barcina hubiera cometido un delito y no hubiera hecho nada estaría prevaricando. Especular forma parte del debate social pero es poco riguroso. Esa opinión no se puede presentar como un hecho cierto, en absoluto.

Si un juez tiene constancia de que una persona aforada ha cometido un delito, inmediatamente tiene que parar la investigación y tiene que exponer al órgano superior que tiene la competencia para investigar al aforado. Es obligatorio, no es potestativo. Por lo tanto, si no lo ha hecho es porque no hay ese grado de evidencia.

P: La percepción social es que la Justicia está politizada. ¿Cómo ve esto?

R: Hemos dado pie a que haya esa imagen. Lo digo porque quizás hay un foco de exteriorización de lo que es el Consejo General del Poder Judicial, donde los miembros del son elegidos por el Parlamento. Pretender que no haya gente con ideologías es tan absurdo como inimaginable.

No quiero para nada un juez sin ideología. Lo que sí quiero es un juez que a la hora de juzgar sepa ser independiente de sus propias convicciones. Lo que no puede ser es que la política partidista se traslade al ámbito judicial. Y esto ha pasado. Y creo que ha influido o influye enormemente en la percepción que los ciudadanos tienen de la justicia. En todos los colectivos hay profesionales buenos y malos, hay jueces excelentes y jueces que no merecerían serlo.

P: ¿Qué opina de que las profesiones peor valoradas sean las que corresponden a tres de los pilares de la sociedad: políticos, periodistas y jueces?

R: Es doloroso. Sin embargo, la responsabilidad es personal. Cada uno tiene que ser responsable de sus propios actos y tratar de hacer tu trabajo con honradez e integridad. También hay que tener en cuenta que vivimos un momento de crisis y de desmoronamiento institucional. Han perdido toda credibilidad y arrastra todo lo que tiene que ver con lo público.

Personalmente, creo que la justicia está funcionando y no está corrompida. Al igual que en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. También creo que la mayoría de políticos son gente honrada y se entregan sin ningún tipo de recompensa. Es verdad que los casos de corrupción son muchos y que es un problema serio, pero eso se persigue.

P: ¿Hasta qué punto la imputación de la Infanta puede afectar a la percepción que tiene la sociedad de la Justicia?

R: Cuando empezó esto, nadie creía que íbamos a llegar a esta situación. Cuando citaron a Urdangarín nadie pensó que se abriría una investigación, y cuando se hizo, se criticó que la Infanta no estuviese imputada. Lo que tampoco me parece justo es que se la impute sin motivos, simplemente para reafirmar que la justicia es igual para todos. Conocer no es lo mismo que delinquir, no es suficiente para una condena. Seríamos todos más justos si prescindiéramos de ese prejuicio de que va a tener un trato de favor.

P: ¿Cuánto influyen el debate público y los juicios paralelos en la decisión profesional de un juez?

R: Un juicio paralelo tiene el peligro potencial de influir en jueces y jurados, pero el peor de los peligros es que pone en jaque la presunción de inocencia. El grado de influencia es distinto porque el juez tiene una preparación que incluye el saber que su sujeción es al principio de legalidad y lo que se aparte de la ley le priva al juez de su legitimad democrática y le convierte en un justiciero, lo que no es posible en un Estado de Derecho. Si la sujeción a la ley le impone una determinada sentencia, aunque la opinión pública clame otra sentencia. Un jurado no tiene esa formación previa y esa presión le puede afectar más que al juez. Pero el juez tampoco es una persona inmune a cualquier tipo de influencia exterior. Pero desde luego, no deben verse influenciados ni uno ni otro.

P: Estamos viendo últimamente muchos casos de filtraciones, ¿es posible límites a está práctica? ¿crean juicios paralelos?

Soy partidario de regulaciones mínimas. Las leyes tienen que tener un ámbito de generalidad y tiene que haber un poder judicial capaz de tratar cada caso particular. Lo que no puede impedir son las patologías, como los juicios paralelos. Hay que destacar que no es lo mismo el juicio paralelo que el debate público.

También se pretende regular el secreto de sumario. La regulación que hay no es mala, pero es verdad que se producen filtraciones que son imposibles de averiguar.

Hay casos donde ni siquiera los imputados pueden saber lo que está pasando, solo el juez y el fiscal. Porque los medios de comunicación informan al minuto: nombres y apellidos, copias de documentos y declaraciones. Estas filtraciones tienen su origen en los representantes de las partes. Se puede perseguir en teoría, en la práctica no. Porque el secreto profesional del periodista es una obligación y tiene todo el derecho a guardar la fuente.

Cifras vs. personas

CANDELA DUATO LLUQUET.-En 3 meses de 2013 han muerto 7 mujeres a manos de sus parejas. Se asocia la violencia de género con agresiones físicas o sexuales. Pero hay que hacer especial hincapié en el hecho de que la violencia de género también es el daño psicológico. De hecho, suele empezar por ahí. Palabras y gestos, no sólo amenazas y agresiones físicas. Y no me refiero a casos como el de una mujer de Valencia que denunció a su marido por hacerle una “ruidosa ventosidad” mientras discutían. Tampoco hay que pasarse. Pero hay que tener en cuenta que la violencia empieza mucho antes de lo que se piensa, y de una manera mucho menos agresiva. Y no hay que aguantar ni media.

El verano de 2010, el Ministerio de Igualdad publicó el primer estudio sobre la situación de la violencia de género entre adolescentes. En él, se afirmaba que 1 de cada 3 chicos corría el riesgo de convertirse en un maltratador. Y se afirmaba esto teniendo en cuenta respuestas que los jóvenes daban a ciertas preguntas. No porque pegasen a sus novias, sino porque el 7.5% de los chicos reconocían que, en una o más ocasiones, habían pegado o empujado a su pareja. Y no sólo eso. Casi el 5% de las adolescentes encuestadas admitía haber sido víctima ya de algún tipo de violencia (física o psicológica) por parte del sexo opuesto. Vamos, lo normal, ¿no? O eso parece. Total, es un dato muy pequeño, ¿Qué más da? Pues sí, da. Porque por ahí se empieza.

Es un número pequeño, una cifra. Cuidado. Que sea pequeño no significa que no sea importante. La violencia no comienza con una agresión física, sino con pequeñas humillaciones. Y termina con 46 mujeres por violencia de género en 2012. Aún así, el titular de El País era: “2012 se perfila como el año con menos mujeres muertas por violencia de género”. ¡Estupendo! (Ironía). Parece como si hubiese que aplaudir la noticia.

Es cierto que se puede considerar como un dato positivo el hecho de que haya menos mujeres que mueren por esta causa. Pero desde luego esa no es la noticia. Al menos no de esa manera. No como si únicamente fuese una buena noticia por el hecho de que un número ha disminuido. Hay una parte muy negativa en ello. El hecho cierto es que 46 mujeres han muerto. Eso no es cuestión de cifras, es cuestión de personas. Niños que se han quedado sin madres y padres que se han quedado sin sus hijas. Insisto, personas. Hombres y mujeres. Jóvenes. Niños.

En 3 meses de 2013 “sólo” 7 personas han muerto por este tipo de violencia. No importa si es mucho o poco. Tampoco importa el género, la edad, o el porcentaje de denuncias. Las estadísticas no reflejan la humanidad de este tipo de sucesos violentos. Mueren personas, no cifras.

La hermana de Pepita

CANDELA DUATO LLUQUET.-Me encantan los rumores. Te enteras de cosas que ni tú mismo sabías que habías hecho. Es como el juego aquel en el que todos los niños se colocan en círculo. Empieza la partida. El primero le dice una frase al segundo, el segundo se la repite al tercero y así sucesivamente. Un juego en el que empieza “tomate” y acaba “patata”. Nunca se termina con la misma frase que se empieza. Está demostrado. Las cadenas no funcionan.

Estás en un grupo de diez personas. Viene Pepita y te dice que Juanito le ha contado que a Fulanito le contó su primo que el viernes por la noche la hermana de Pepita había estado ligando con el tío de Juanito. Y claro. Ya no sabes si es Pepita la que se ligó al tío de Juanito, o al primo, o al perro, vamos. No te has enterado de nada. Ni tú ni nadie. Pero lo cuentan. Cada uno explica lo que ha entendido. Así que ahora ya hay nueve versiones del ligue de Pepita con Juanito. Perdón, de la hermana de Pepita con el tío de Juanito. Y cada vez hay más, porque cada vez lo comentan más personas. En realidad les da igual lo que pasó. Se aburren y recurren a hablar de cosas inciertas acerca de otras personas. Qué poco interesantes deben de ser su vidas, ¿no? O quizás sólo les gusta cotillear. Misterios indescifrables de la vida. Como cuando las mujeres van de dos en dos al baño, pero eso ya lo hablaremos otro día.

El caso es que la hermana de Pepita se entera de que se ha ligado al tío de Juanito, a Fulanito y al primo de ambos. Menuda fresca. Aunque parece que a ella no le importa. Incluso le hace gracia. Al que no le hace ninguna gracia es a su novio, que pregunta a Pepita si su hermana le ha contado que el viernes estuvo ligando con su primo. O sea, que ahora resulta que la hermana de Pepita también se ligó al primo de su novio. Primero era uno y ahora ya son cinco ligues.  Menuda nochecita. Un no parar…

Te vuelves a reunir con esas diez personas en casa de Pepita y volvéis a comentar el tema. Ahora hay todavía más caos. Si antes no entendíais nada, ahora menos. Porque, claro, Carlos le ha dicho a Juanito que Alfonso le ha contado que Marta dice que Pepita estuvo con él toda la noche. Pero tú ya no sabes quién es “él”. Si Juanito, si Fulanito, si el tío de Juanito, si el novio de la hermana de Pepita, el primo de uno o del otro… Qué mas da. Todos dicen que “están flipando”. Aunque nadie entiende nada ni saben lo que realmente pasó, no importa: “Es muy fuerte”. En ese momento pasa por el salón la hermana de Pepita y te das cuenta de que nadie se ha molestado en preguntarle a ella lo que realmente pasó. Se lo preguntas. Te contesta, te ríes y se lo cuentas a los demás. La hermana de Pepita no salió el viernes por la noche.

Enamorarse del amor

601328_10151306675514542_1269873172_n
FOTO: Jose Garrigós

CANDELA DUATO LLUQUET – Las películas de Jennifer Aniston y las canciones de Álex Ubago han hecho mucho daño. Parece que cuando empiezas a salir con alguien, ya tiene que ser el amor de tu vida. No importa que no te llame o que te diga que está muy agobiado y que no puede quedar contigo día tras día. Estás enamorada, y eso todo lo puede, ¿verdad?  Pues no. Tampoco hace falta que te traiga flores todos los días o que te diga lo guapa que estás aunque en realidad estés horrorosa. El amor no es estar en una nube o tener mariposas en la tripa. La realidad es otra. Las mariposas llegan, sí. Pero no duran toda la vida. Ahí es cuando se demuestra si hay amor o no, después de las maripositas bonitas. ¡Tranquilidad! De amor nadie se muere. Bueno sí, Romeo y Julieta. Vaya par. Todo muy bonito, sí, pero se mueren los dos. Y eso es lo que muchas veces casi pasa en la vida real. Nos matamos a nosotras mismas después de querer. Tú, yo y la que te quitó el novio. Aunque mejor no hablar de ella.

Estoy harta de ver a mujeres increíbles en relaciones que no van a ninguna parte. Cuando un hombre te quiera de verdad, te lo dejará bien clarito. Te llamará y quedará contigo. No te dirá: “Estoy agotado, mejor nos vemos mañana”. Bueno, si te lo dice un par de veces no te alteres. Dale una oportunidad. Pobrecito, puede estar cansado de verdad. Pero piénsate las cosas si te lo dice constantemente. Los hombres son mucho más simples que nosotras. O te quiere o no. Son orgullosos. Les encanta conseguir todo lo que quieren. Si le interesas de verdad, te encontrará.

Si sientes la necesidad de inventar una excusa tras otra para justificar el comportamiento de tu pareja, considera la espléndida idea de que ese hombre no está loco por ti. Y libérate para que llegue uno que de verdad lo esté. Cuando te liberes, no pierdas ni un minuto de tiempo en pasarlo mal. Perder a alguien que has querido siempre es doloroso, sí. Pero eso no significa que estés enamorada de esa persona. No te mates a ti misma después de querer. Las relaciones están para probar.

No te pases toda la vida enamorada del amor. Recuerda que el Amor (con mayúscula) no son las películas de Jennifer Aniston, ni las canciones de Álex Ubago. Ni te vas a enamorar en dos días y te va a durar para siempre, ni querer es sufrir constantemente. Por mucho que nos guste sentirnos queridas, no hay que conformarse con cualquier relación.

El tiempo lo pone todo en su sitio. Todo llega y todo pasa. Tampoco cierres con cinco cerraduras las puertas al amor, que da mucha pereza abrirlas. No te equivoques. Has estado enamorada, pero aún no has encontrado el amor de tu vida.

Casi un año de prisión para la ladrona de la joyería Gortari

Aunque están implicadas otras tres personas, ha sido la única identificada

CANDELA DUATO LLUQUET- Martha Sofía González Molero ha sido condenada a 11 meses y 29 días de prisión y 31.000 euros de multa por el hurto premeditado de la joyería Gortari, situada en la Avenida Baja Navarra 16, en la que se llevó objetos por valor de 40.00 euros en el pasado 24 de noviembre de 2009 en Pamplona.

La acusada no ha asistido al juicio y ha sido representada por su abogado. El Fiscal solicitaba una pena de dos años de prisión, pero por un error judicial el juicio se ha realizado un año después de lo previsto y, por ello, la condena se ha reducido.

El grupo que cometió el hurto estaba formado por cuatro personas: un hombre, tres mujeres, entre ellas la acusada. El hombre sacó de la tienda al dueño mientras que una de las mujeres distraía al otro encargado. Entre tanto, otra de las mujeres, protegida por la acusada, se acercó a la caja fuerte y extrajo, según la sentencia, “tres mantas de gargantillas gruesas y cinco mantas de distintas cadenas, así como modelos y medidas”.

Un botín valorado en 40.000€. El seguro de la joyería reintegró al dueño 9.000€. La condenada deberá indemnizar al joyero con los 31.000 euros restantes y deberá pagar los costes judiciales.

La identificación de la mujer fue muy fácil ya que en el reconocimiento fotográfico Martín Alejandro Gortari Solves, dueño de la joyería, identificó a la acusada sin problemas. Ya estaba relacionada con delitos similares. Además, el listado telefónico de la acusada, que reside en Madrid, demostró que el día y la hora del hurto se encontraba en Pamplona.

Según la Policía Nacional, esta mujer pertenecía a una banda latinoamericana que cometía hurtos similares en joyerías y bares por todo el país y en la que utilizaban distintas identidades.

Gritos detrás del silencio: La verdadera situación acerca de la violencia de género en mujeres adolescentes

CANDELA DUATO LLUQUET.-La violencia de género es “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado, un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada.” En la actualidad está asociada adultos de las clases sociales más bajas. Sin embargo, no somos consciente de que esto sucede en todas las clases sociales, y cada vez más entre adolescentes.

La violencia de género es un problema que ha existido siempre. Ha sido objeto de estudio en la psicología desde sus orígenes. No obstante, no fue hasta el siglo XX cuando se convirtió en un tema de investigación científica propiamente dicho. “La agresión a la mujer no es algo nuevo, ni siquiera diferente, siempre ha estado ahí, y quizá ese sea el problema. Antiguamente la mujer permitía en determinadas circunstancias la violencia del hombre como demostración de su autoridad y superioridad respecto a ella, la cual aceptaba esa situación como ‘pago’ a la ‘protección’ que éste le ofrecía”[1].

Hoy en día vivimos en una sociedad en la que poco parecen alarmarnos los casos de violencia de género. Nos hemos acostumbrado a los extremos.

La violencia de género no tiene por qué comenzar después del matrimonio, de hecho, generalmente y cada vez más, ésta se da en el noviazgo o al comienzo de la convivencia. En el noviazgo, “relaciones que comienzan cada vez a una edad más temprana” [2], la violencia dada no es diferente a las demás. Comienza desde en el abuso verbal y emocional, hasta la agresión sexual y el asesinato; “es un grave problema que afecta de forma considerable la salud física y mental de las adolescentes”. [3]

La normalización de la violencia de género en la adolescencia es mayor si cabe que en otras edades, ya que ellos y ellas son capaces de describir la violencia, conocen casos de violencia de género, pueden identificarla sobre el papel pero, en general, creen que se trata de algo que sólo le ocurre a mujeres mayores que ya están casadas.

“Además, se da la circunstancia de que determinados comportamientos, que están en la base y en el inicio del problema, como los celos y el control exagerado, para muchos adolescentes son síntomas de amor y preocupación por la pareja y no lo ven como el posible germen del problema”[4]. Hay una tendencia general en las mujeres jóvenes a pensar que su novio las quiere más por ser celoso o controlarlas más. Ellos no quieren que ellas vayan a ninguna parte si ellos no va al mismo sitio y lo justifican diciendo que es porque no pueden estar sin ellas. Controlan su manera de vestir, maquillarse, hablar o comportarse. Para conseguir lo que quieren les hacen sentir culpables. Las chantajean si ellas no quieren mantener relaciones sexuales poniendo en duda sus sentimientos hacia o se burlan de ellas delante de la gente.

Las razones para justificar dicha violencia están presentes los jóvenes y ellos siguen las misma falsas creencias y mitos que han existido siempre acerca del tema.

El verano de 2010, el Ministerio de Igualdad publicó el primer estudio sobre la situación de la violencia de género en adolescentes. Uno de cada tres chicos corría el riesgo de convertirse en un maltratador y casi el 5% de las adolescentes encuestadas admitía haber sido víctima ya de algún tipo de violencia física o psicológica por parte del sexo opuesto. Por otra parte “el 7.5% de los chicos reconocen que en una o más ocasiones han pegado o empujado a su pareja”.[5]

 Escuchamos hablar constantemente del maltrato físico pero se nos olvida que la violencia de género no empieza con una agresión física, sino con pequeñas humillaciones. El maltrato psicológico no solo son los tirones de pelo o los insultos, hay mucho más detrás de todo esto.

En definitiva, aunque los hombres cada vez tienen más información y las mujeres están más advertidas, sigue existiendo un gran machismo, incluso por parte de las propias adolescentes. Muchas jóvenes admiten haber vivido alguna experiencia de las anteriormente nombradas y lo justifican diciendo: “Lo hace porque me quiere”.

Los estudios realizados sobre la violencia reflejan que la exposición a modelos violentos, especialmente durante la infancia, aumentan el riesgo de ser futuros maltratadores y conduce a la justificación de la violencia. “Se ha demostrado que los adolescentes que reciben castigos físicos en su familia, tienen más riesgo de agredir físicamente a su pareja que los que no sufren dichos castigos”.[6]


[1]  LORENTE ACOSTA, MIGUEL Y LORENTE ACOSTA, JOSÉ ANTONIO; (1999) Agresión a la mujer. Maltrato, violación y acoso

[2] PRICE, E.L. Y BYERS, S.E. (1999).The attitudes towards dating violence scales: development and initial validation. Journal of Family Violence.

[3] MAKEPEACE, J.M (1981). Courtship violence among college students. Family Relations.

[4] HERNANDO GÓMEZ, ANGEL. (2007) La prevención de la violencia de género en adolescentes. Una experiencia en el ámbito educativo.

[5] GONZÁLEZ, R. Y SANTANA, J.D. (2001). La violencia en parejas jóvenes. Psicothema

[6] STRAUSS, M. Y YODANIS, C. (1997) Corporal punishment in adolescence and physycal  assaults on spouses in later life: What accounts for the link? Journal of marriage and the family.

Crisis económica: ¿Qué opinan los jóvenes?

La tasa de paro juvenil en España es del 46,4%. Todos estos jóvenes son conscientes de ello y terminan la carrera en mayo. Saben que no es el mejor momento para salir al mercado laboral. No obstante, muchos de ellos se muestran optimistas y creen que con una buena actitud y siendo constante se puede encontrar algún empleo. Estos estudiantes exponen sus opiniones acerca de la salida al mercado laboral. Mientras unos se plantean seguir estudiando o son optimistas con encontrar un trabajo, otros consideran que la solución es marcharse de España. 

Nicolás de Salas, un joven emprendedor

Nicolás de Salas en una conferencia de SBALS. FOTO CEDIDA: Seda Rodríguez

Nicolás de Salas es un joven catalán de 20 años que estudia Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Navarra. En estos tiempos de crisis, ha creado SBALS, Student’s Business & Leadership Society: Una asociación universitaria en la que los jóvenes asisten a seminarios y conferencias, dotándoles así de una ventaja competitiva frente al resto.

“El objetivo es aprender de la experiencia de líderes que hayan tenido una trayectoria lograda tanto a nivel profesional como personal, para poder tomar ejemplo de ellos”

Este joven empezó a organizar todo en julio e invirtió 5.000 euros  para crear SBALS. En septiembre comenzó todo. A pesar de que es una asociación ajena a la Universidad de Navarra, ha conseguido mediante negociaciones con el Rectorado, hacer las conferencias en la Universidad y trabaja para conseguir una convalidación de créditos para los socios. No obstante, De Salas asegura que la participación en SBALS no tiene que tener como objetivo obtener créditos sino “aprender de la experiencia de líderes que hayan tenido una trayectoria lograda tanto a nivel profesional como personal, para poder tomar ejemplo de ellos”.

“Hemos querido emular a los grandes clubes americanos y a las prestigiosas British Societies que desde hace años rigen la cultura universitaria en sus respectivos países”

SBALS está formado por más de cuarenta estudiantes de la UNAV que quieren potenciar su formación fuera de las aulas. De Salas ha pretendido emular a los clubes americanos y las British Societies. Algo que en España no existía, por lo que es una asociación pionera. Aunque es cierto que existen algunas asociaciones, el joven considera que hay muchas intenciones políticas y que están las nuevas generaciones de los partidos políticos detrás.

Entre los ponentes que ya han dado charlas se encuentran Borja Prado, Presidente de Endesa; Gustavo Piera, Presidente del Grupo CMRDani Juncadella, piloto líder de la F3 Euroseries; Eduardo Conde, Socio Diector de Seeliger & Conde; o Luis Huete, gurú del management internacional.

En conclusión, SBALS  tiene cinco objetivos: potenciar el profesionalismo, facilitar la incorporación al mercado laboral, favorecer la creación de una red de contactos profesionales, generar motivación y ofrecer un enriquecimiento personal de todos los socios.

En esta entrevista se explica brevemente en qué consiste SBALS y cómo surgió la idea.

Los “superabuelos” mantienen a las familias de España con sus pensiones

Un abuelo con su nieta. FOTO: Candela Duato

El pasado mes de octubre España cerraba con 128.242 desempleados más. En total son ya 4.833.521 las personas paradas en nuestro país. Lo que ha hecho que nazca la figura del “superabuelo”. Más de un millón de abuelas cuidan regularmente a sus nietos en España, según las estimaciones de la Coordinadora del Gabinete de Estudios sociales de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), Elisa Chuliá.

Los abuelos siempre han sido parte fundamental en la familia, apoyando a sus hijos y cuidando de sus nietos. Pero con la crisis su colaboración va a más. En España, cuatro de cada diez personas mayores comparten su pensión para que sus hijos y nietos puedan   llegar a fin de mes. Hace dos años, solo uno de cada diez jubilados lo hacía.

Los mismos que cada día echan una partida tranquila a las cartas con sus amigos, se convierten en superhéroes cuando llegan a sus casas. No se juegan mucho, porque poco les queda. El 40,4% de las personas mayores ayuda con sus pensiones a familiaresy no es que cobren demasiado.  La pensión media de jubilación en España es de 950,16 euros mensuales.

Los jubilados han pasado de ser destinatarios de la ayuda a portadores de la misma. Personas que han cotizado durante años con el deseo de retirarse de manera tranquila ven como su sueño se rompe en pedazos por las complicaciones económicas por las que atraviesan sus hijos. Han pasado de sentirse un estorbo a tener presión por saber que su familia depende de ellos.

No obstante, aunque tengan que jugarse todo por sus hijos y renunciar a una jubilación tranquila, muchos lo hacen y con una sonrisa en la cara.