República: más viva que nunca

Como cada año con motivo del 14-A, aniversario de la proclamación de la II República, toma intensidad el debate acerca de la necesidad (o no) de cambiar el modelo de jefatura de Estado. Más claro: La balanza entre monarquía o república. Pero este año es diferente. La república juega con ventaja. Una ventaja basada en los diversos escándalos que la monarquía ha regalado a la sociedad desde que ya no es intocable. La Casa Real es la mayor culpable de que los ciudadanos cuestionen su credibilidad.
Hace un año comenzaba la espiral de polémicas de la familia real con el Rey, los elefantes y su cadera. Un viaje privado de Juan Carlos para cazar elefantes. Un safari tasado en unos 30.000 euros, mientras que millones de españoles se preocupan por su escasez de recursos y el paro. Una aventura tras la cual acabaría en el hospital pidiendo perdón públicamente a los españoles: “Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”.

Un viaje que sacaría a la luz a Corinna, la conocida amiga íntima del Rey que ha pasado a ser colaboradora del Estado. Una espiral de noticias que culminó con la polémica de que el monarca recibió hace 20 años una herencia de 2,2 millones de euros de cuentas que su padre tenía en el paraíso fiscal de Suiza.

Todo esto sumado al escándalo del caso Nóos, cuyo último episodio ha sido la imputación de la infanta Cristina, hacen que el clásico debate entre monarquía o república cobre más importancia que nunca. Un debate que hace años no era significativo para la mayoría de ciudadanos, al igual que la hipótesis de una abdicación del Rey en su hijo.

La monarquía ya suspendió en 2011 en la encuesta del CIS. Encuesta que desde entonces no ha vuelto a preguntar por la Casa Real. No podemos dejar de pensar qué nota sacaría ahora, dos años después, con todo lo que ha llovido. Parece que el prestigio que el papel de Juan Carlos en la Transición le dio ya ha llegado a su fin.

Ni siquiera tienen ya el respaldo político. Hace unos años habría sido impensable que la posición actual del PSOE, exigiendo mayor transparencia a la Casa Real, fuese posible. Y es que, aunque últimamente Zarzuela haya intentado acercarse al pueblo, con gestos como acceder ser incluida en la Ley de Transparencia, no lo ha logrado. Ha parecido más una reacción positiva ante la imputación de la infanta, que algo hecho por el pueblo. La monarquía ha decidido ahorcarse a sí misma. Todo se verá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s